lunes, 13 de junio de 2016

Nina, sabor colombiano


Fecha: Junio 2016.
Tarifa: 100 la entera. 20€ de suplemento con griego.
Contacto: 602495512.
Nacionalidad: colombiana.
Ubicación: Cerca del Santiago Bernabeu (Madrid).
Lugar de la cita: piso compartido con al menos otra chica. Sin portero. Estancia y baño limpios y ordenados. Quizá un poco pequeña la habitación, pero nada que objetar.
Horario: hasta las 00:00 horas.
Edad: ¿veintimuchos-treinta?
Carácter: atención telefónica muy clara y atenta. En persona es simpática y sonriente. Buena conversadora y en seguida te sientes cómodo con ella.
Implicación: bastante buena.
Físico: son fotos reales. Supera el 1.70 de estatura, muy voluptuosa. Labios grandes y carnosos, bonitos ojos ovalados, piel muy suave.
Higiene: perfecta.
Tatuajes: no.
Besos: sin problemas.
Francés: sin.
Griego: con el suplemento.

Repetiría: si.




Tras un tiempo sin demasiada fortuna en territorios no explorados, me topé con Nina. Dejando a un lado su localización, fue su conversación lo que me animó a ir a verla. Quizá más que su conversación, fue lo que me transmitió su voz. Me pareció simpática y clara desde el primer momento. Tras las indicaciones pertinentes llego a su alcoba y me encuentro con un pedazo de mulata en lencería y sobre unos tacones, realmente impactante. Todo curvas y sonrisas. En ese momento supe que nos íbamos a llevar bien. Mientras me conduce por el pasillo hasta la habitación, observo su contoneo, ligero y muy sexy y sé que además de llevarnos bien, lo íbamos a pasar pero que muy bien.

Un poco de charla para romper el hielo y tras la ducha de rigor volemos a la habitación. El ambiente es cordial, es fácil coger confianza con ella. Me acerco, se acerca. Cara a cara nos exploramos detenidamente. Un suave morreo, tranquilo y largo en el tiempo. Nos seguimos reconociendo muy despacio. La acaricio y noto que Nina es una chica de sangre caliente, su cuerpo lo transmite. Tras deleitarme con sus labios hago lo propio con sus pechos de igual forma: muy lentamente. Acaricio todo su cuerpo y aprovecho para despojarla de su lencería. De espaldas a mí, Nina acerca su culo y deja su cuello despejado, lo que aprovecho para acariciarlo y besarlo.

Cuando Nina se sube a la cama salto detrás de ella y literalmente la devoro. De la cabeza a los pies. No hay recoveco que su cuerpo que se escape a mi radio de acción. Al principio con más cautela y según compruebo que se siente a gusto, le pongo más entusiasmo. Sus labios, sus pechos, su cintura, sus piernas, sus pies, su coño. Llegado un punto Nina se incorpora dándose la vuelta y me ofrece su culo. Para allá que voy, totalmente entusiasmado.

Después ella me corresponde con un francés suave, no muy salivado pero bastante placentero. Me toca los huevos, me los chupa y cuando estoy a punto, me cabalga. Poco tiempo porque por alguna razón, no encontramos bien la posición. Pero a cuatro es un verdadero espectáculo. Las curvas de Nina son súper sexys y me recreo un rato muy largo. Tanto, que después de innumerables variaciones y de acariciar y tocar sin parar su culo y espalda, paramos a descansar porque estoy exhausto. Me digo a mi mismo que debo retomar el deporte, pero no me da mucha tregua. Tumbada boca arriba cerca del borde de la cama me la comienza a chupar de nuevo. Estoy de pie y ver semejante cuerpo ante mí, por cierto, que me encantan sus piernas, mientras se masturba, hace que me corra sobre sus pechos.

Recuperado un poco, tumbados en la cama estamos de cháchara cómo dos viejos amigos. Cuando al fin me preparo para marchar y nos damos el beso de despedida, me doy cuenta que el tiempo ya voló. Casi sin darme cuenta.






No hay comentarios:

Publicar un comentario