miércoles, 25 de noviembre de 2015

Amanda X: la pornostar y el fan.



Fecha: Noviembre 2015.
Tarifa: 150 la entera.
Contacto: https://twitter.com/amandaxpornstar
Ubicación: Barrio Santa Eugenia (Madrid).
Lugar de la cita: piso  perfectamente limpio y ordenado.
Horario: de 10 a 17:00.
Edad: en los milf’s.
Carácter: natural y amable.
Físico: el que se ve en cualquiera de sus videos y fotos.
Higiene: impecable.
Tatuajes: lateral de cadera y pierna, espalda.
Besos: un piquito al comienzo de las hostilidades y otro de despedida.
Francés: sin, salivado. Demasiado suave para mi gusto.
Griego: si, pero no probé.
Repetiría: no.



Complicada logística para quedar con Amanda. Pero como declarado fan suyo que soy, busqué el día propicio y con varias lunas de antelación fijé la cita. Ella es muy seria con los temas formales: organización de las citas, puesta en escena y ambientación del lugar. Tras quedar por guasap, el día antes me recuerda la cita para confirmar  y ya el mismo día, me da el piso cuando estoy abajo. Trato pre-cita impecable, cuidadosa con los detalles, amable y formal. Subo y me recibe con un modelo de lencería negra para quitar el hipo y unas gafas gruesas de secretaria, que ella no sabe, son un fetiche personal mío. Pasamos por el salón y me hace entrar en el dormitorio. Cama amplia, música de ambiente, espejos, todo perfectamente ordenado. Muy breve charla introductoria y me pide el dinero. Abono y me hace pasar al baño.

De vuelta en la habitación empezamos con los primeros acercamientos. A mis intentos de tocar y besar ella responde fríamente. Un ligero piquito es todo lo que consigo. Se separa de mí y dice que me va a hacer un estriptis. Me hace tumbarme y situada a los pies de la cama, junto a la pared, comienza con el espectáculo. Resultó ser un número algo soso y mecánico. Se sube a la cama y comienza un francés. Con bastante saliva, miraditas lascivas y durante los primeros compases parece que va a ir bien la cosa. Pero no acierta con mi gusto. Utiliza demasiado la mano y es muy suave para mí. Intento variar algo  y le propongo cambiar un poco las tornas y jugar más con los preliminares. En este punto Amanda se muestra como un témpano. Muy fría y distante, parece que no le gusta salir del guion prestablecido y además, te lo hace saber con todo su lenguaje corporal. Empiezo a olerme el desastre.

Volvemos a cambiar de tercio y reanuda el francés. La cosa no mejora y la implicación de Amanda se va al garete. Pone cara de circunstancias y maneja y mira mi polla como su fuera un mocho de fregar: con el mismo interés y delicadeza. Paramos un poco y charlamos algo. El caso es que me cae bien y tiene conversación interesante.

Pasado un tiempo prudencial, reanudamos el sexo. Aquí todo se va por el desagüe. Su expresión de pasotismo me exaspera y yo ya paso del tema. La dejo hacer a su gusto. Yo siempre tumbado y ella arriba, mandando.  Intento relajarme y dejarme llevar, pero me aburro como una ostra.

Como si tuviera un resorte en el culo, se levanta justo cinco minutos antes de que finalice la hora, consulta el móvil y me indica que el tiempo ha terminado. Salgo de allí con una cara de tonto integral brutal. Más me valdría habergastado mi tiempo y dinero en el bingo. Eso sí: siempre nos quedarán sus videos. 









No hay comentarios:

Publicar un comentario