lunes, 13 de julio de 2015

Diana, el cruce de culturas


Fecha: Julio 2015
Tarifa: 150 la entera, apartamento incluido.
Contacto: 610865845/dianamundos2013@gmail.com
Ciudad: Madrid.
Lugar de la cita: apartamentos por horas
Edad: ¿30?
Carácter: abierta y muy natural.
Físico: guapa de cara, bonita sonrisa, tirando a alta, grandes pechos (operados pero muy sabrosos, especialmente sus pezones), piel muy suave y de un ligero tono moreno. En líneas generales, un pibón.
Implicación: muy buena.
Higiene: buena.
Tatuajes: en la parte baja de la espalda.
Besos: sí.
Francés: sin.
Griego: con suplemento. No probé.
¿Repetiría?: sí.
Puntos a favor: físico y belleza y que tiene muchos recursos en el tema.
Puntos a mejorar: ninguno en especial.


Hacía un tiempo bastante lago que había puesto la mira en Diana, pero nunca pude contactar con ella. Pasado bastante tiempo la llamé por curiosidad más que otra cosa, ya que no sabía si seguiría en activo, si habría cambiado de número, etc. Total, que me responde una voz clara y amigable, muy abierta y simpática. Tras la información de rigor la conversación se alarga un poco más y me da buena onda. Quedamos para esa misma tarde.
Según he podido leer sobre ella en diferentes foros es una habitual de fiestas, orgías y demás sesiones de sexo en grupo. No frecuento ese tipo de actividades y tampoco sabía qué tipo de perfil de chica me encontraría. En fin, que cuando la ví aparecer en los apartamentos de Princesa me dio un subidón. Muy guapa de cara, alta y esbelta pero con curvas, un sencillo traje de verano discreto a la par que sexy y un par de pechos de escándalo. Creo que no tiene un horario estricto y un lugar fijo, debe de organizarse el día según las citas y lo que tenga que hacer. Venía con una bolsa así que deduje que venía de hacer sus cosas.

Mientras nos ponemos cómodos en el apartamento y sacamos unas bebidas me da misma impresión que por teléfono. Diana es abierta y agradable y te hace sentir cómo en seguida. Pasamos a la ducha. Cuando se desnuda veo a un pibón en toda regla y un detalle que me gusta mucho: su piel es muy suave. Entramos los dos a la vez y no puedo dejar de enjabonarla a base de bien. Primero sus tetas. Tuneadas pero con buen tacto y unos pezones sobresalientes y sabrosos. Después, su culo. Ella se da la vuelta y lo restriega juguetona contra mí. Me masajea la polla y al poco da por finalizado el tercio de la higiene.

Ya en el dormitorio, según nos vamos acercando a la cama Diana se gira. Cara a cara comienzan los primeros besos, mis manos recorren su anatomía y ella flexiona las piernas y se mete mi polla hasta el fondo. El francés es húmero pero no salivado en exceso. De vez en cuando escupe y me dedica algún comentario obsceno. Al poco me tumba en la cama y prosigue. Su comida de huevos es muy placentera. A esto hay que sumarle la visión de su cuerpo y que se ha acomodado para que yo pueda tocarla sin impedimentos. Después la tumbo en la cama. Tiene bastantes cosquillas y bromeamos un poco, hasta que veo entre sus piernas abiertas un coño realmente bonito y apetitoso: depilado, con los labios jugosos. Me dedico a él con entusiasmo. Según pasan los minutos la acción de mi lengua y labios hace que se humedezca. Diana sigue haciendo comentarios, noto que se relaja y se va humedeciendo. Minutos después me hace parar y reanuda el francés con la idea de activar un poco más al soldadito y pasar a follar. Pero mientras está chupando veo de nuevo su coño abierto y de nuevo me tiro a él. Primero jugando con los dedos y después comiéndoselo ávidamente. El coño de esta mujer es un vicio.

Nos incorporamos. De pie fuera de la cama la ataco por detrás. Su piernas y culo en esa posición son de sobresaliente. Estamos dale que te pego un buen rato. Me gusta estrujar sus nalgas y empujar con fuerza.  Al rato el calor me afecta y debemos parar un poco. Con la pausa el soldado se relaja un poco. Diana lo vuelve a poner en solfa, primero comiéndome la boca mientras me sujeta la cara y después con poco de francéss y me cabalga. Se echa hacia mí y con su boca pegada a mi oído comienza a deleitarme con comentarios guarros. Sujeto su culo, la envisto y envuelto en su voz y en palabras cómo lefa, correr, meter los dedos, chupar… me dejo llevar. Me corro sin solución de continuidad. Me ha sabido a poco, pero me ha sacado un buen orgasmo.

El rato post coital es de lo más agradable, realmente Diana es muy amigable y tras la ducha de rigor salimos de los apartamentos. Como resumen diría que físicamente es un pibón, de carácter muy maja y que tiene recursos en el tema de la cama. Quizá me hubiera faltado algo más de juego en los preliminares, pero vaya, son cosas mías y sin duda espero repetir con Diana más pronto que tarde.











No hay comentarios:

Publicar un comentario