lunes, 1 de junio de 2015

Coral, curvas de la república.

Nombre: Coral.
Profesional independiente.
Fecha: Abril 2015.
Contacto: 632386499.
Ciudad: Madrid.
Lugar del encuentro: Zona Marcelo Usera.
Nacionalidad: Dominicana.
Implicación: correcta
Edad: treintañera.
Carácter: simpática, habladora y abierta.
Físico: prototipo de mulata de grandes curvas, pelo largo rizado, cara normal, pechos grandes y bonitos, con algo menos de peso ganaría enteros pero aun con eso nada que objetar, sus fotos no engañan.
Higiene: buena.
Tatuajes: hombro, tobillo, zona del vientre.
Besos: si.
Francés: natural.
Griego: no.
¿Repetiría? Quién sabe.



Llevaba un tiempo siguiendo las evoluciones de esta chica. Me llamó la atención, cuadra con un prototipo de mujer que de vez en cuando me gusta disfrutar. Por lo que pude comprobar trabajaba en un piso por la zona de Legazpi. Después se trasladó a un par de ubicaciones más, donde recibía con otras chicas. Actualmente está acompañada de una jovencita por la zona de Marcelo Usera. Es un piso grande, de pasillo muy largo y diversas habitaciones. Recibe en una habitación con dos ambientes. Según entras encuentras un sofá, nevera y estantería e inmediatamente después una cama grande con un espejo en un lateral.

Como ya dije, Coral es una chica dicharachera y simpática. Me recibe en lencería negra y tacones y tras una breve presentación me hace pasar al baño. Recorro el pasillo fijándome en su figura. De deja en el baño y al acabar de ducharme, regreso a su encuentro por el largo pasillo. Hablamos un poco más y mi sensación es que va a ser una cita muy automática y profesional. Pálpito que pude comprobar poco después.

De pie se quita la lencería y se aproxima a mí. Me doy un señor homenaje con sus pechos. Grandes, suaves y muy sabrosos. Acaricio, chupo y mordisqueo mientras ella comenta la jugada. Realmente lo mejor de la cita. Una gozada. Después busco su boca. Pero nuestros labios apenas se juntan. Coral me mantiene a distancia con la lengua. Es un poco raro. Juega con la lengua pero evita que me acerque más.  Se sienta al borde de la cama y juega un poco con mi polla y sus tetas. Comienza un francés lento que va animándose según pasa el tiempo. Se ayuda demasiado con la mano y así se lo digo, lo disfruto menos que si es solo con la boca. Pero ella apenas hace caso de mi indicación. Al poco le pido cambio de tercio.

Nos tumbamos en la cama. Vuelvo a disfrutar de su sabroso pechamen largo y tendido, hasta que llego a su coño. Coral de vez cuando dice guarrerías pero principio la noto un poco tensa. Se va relajando y se empieza a humedecer. Noto que va disfrutando y sus fluidos aumentan, pero decide cambiar de posición. Vuelve a hacerme un francés en la cama, tumbados ambos. Acaricio sus curvas pero se pone lejos de mi alcance. En ese momento me ralla un poco que se escabulla tanto.

Me cabalga mientras me vuelvo a empachar de sus tetas. Pero la penetración no termina de encajar bien y cuando intento que lo haga, ella vuelve a cambiar de ángulo. Parecemos el perro y el gato, así que le pido la posición de a cuatro. Su culo impone y es la mar de apetecible. Por detrás manejo mejor el ritmo y la intensidad y poco a poco voy gozando de la postura. Hasta que me sobreviene el orgasmo.

Amigable charla post-coital y al rato salgo de allí con sensaciones encontradas. Pero resumiendo, si te gustan las mulatas llenas de curvas, Coral puede ser una buena opción por sus económicas tarifas. Otra cosa es que conmigo fuera todo un poco más rutinario y apagado. 













No hay comentarios:

Publicar un comentario