domingo, 7 de junio de 2015

Claudia y Luz: mulato lésbico.



Pocas lunas atrás tuve el placer de compartir un lésbico con Claudia y Luz, dos mulatas de la casa de General Yagüe. De Claudia ya publiqué aquí una experiencia, por lo que solamente haremos plantilla de Luz. A la cual, además, no había tenido la oportunidad de conocer.

Nombre: Luz.
Fecha: Mayo 2015
Tarifa: 120€/h el lésbico.
Contacto: 915720124/www.somostudiosaspecaminosas.com
Ciudad: Madrid, Zona General Yagüe.
Lugar de la cita: piso de agencia.
Edad: veintitantos.
Carácter: en principio me pareció un poco seria, pero cuando rompimos un poco el hielo, resultó lo contrario.
Físico: delgada, alta y atlética. Ojos de mirada profunda. Las fotos, como es habitual en esta agencia, no hacen justicia a su físico. Ni tampoco al de Claudia, he de decir.
Implicación: buena.
Higiene: buena.
Tatuajes: al menos en hombro y pierna.
Besos: si.
Francés: sin.
Griego: no pregunté pero intuyo que sí.
¿Repetiría?: si.
Puntos a favor: su actitud, físico y predisposición.
Puntos a mejorar: en cuanto a Luz, besos distantes y alguna triquiñuela de profesional. En cuanto al lésbico, resultó un poco estándar y más un dúplex que otra cosa. Pero nada que objetar en ningún aspecto.


                                        




En mi último encuentro con Claudia se me encendió la bombilla de un lésbico con ella y otra compañera suya. Cotilleando un poco las chicas de la agencia me decanté por Luz. Tanto por los comentarios sobre su buen hacer cómo por su físico. Tras concertar la cita, acudir al piso a la hora convenida y la correspondiente charla con la encargada, al fin, se entreabre la puerta. Entran Claudia y Luz. La primera con un nuevo cambio de look y la segunda, subida sobre unos taconazos, se ve una chica alta y con mucha presencia. Presentaciones y saludos en un tono jovial y distendido. Tras la sesión de higiene ambas me flanquean. Rodeo a cada una con un brazo. Nos besamos, acaricio ambas espaldas y culos. Y por turnos vamos chupando.  Primero Luz y yo las tetas de Claudia y después, Claudia y yo las tetas de Luz. Besos a tres bocas durante unos instantes y Claudia se pone en cuclillas sobre sus tacones para chupármela. Una gozada sentir sus labios abrazar mi polla. Atraigo a Luz junto a mí mientras la beso por su cuello y tetas.

A partir de ese momento el encuentro de convierte en un dúplex, ya que no volvió a haber interacción directa entre las chicas. Claudia me indica que me tumbe y prosigue su francés. Luz besa y acaricia diferentes partes de mi cuerpo. Me ofrece sus pechos, que chupo y saboreo con gusto. Se pone a horcajadas sobre mi cabeza y me ofrece el coño para que se lo chupe. Mientras se lo como,  agarro sus glúteos y veo como serpentea su cuerpo. Va haciendo comentarios guarros y Claudia sigue chupándome la polla. Pasados unos minutos, cambian las tornas. Luz pasa al francés y Claudia me ofrece su coño. Ella sabe de nuestros encuentros anteriores, lo que me gusta saborearlo. Estamos en esta posición un buen rato.

Hay un espejo encima de la cama por el que veo la escena. Luz me come los huevos y Claudia me hace un francés. Estoy a punto de pedir que lo hagan a dúo cuando Luz me coloca un condón y se sube de espaldas en la posición de amazona. Me agarra de los tobillos y nos acoplamos mientras me cabalga. Apenas han pasado un par de minutos y estoy a punto de correrme. Noto el placer recorrer mi cuerpo mientras agarro su culo. Me contengo un poco al concentrarme en el coño de Claudia, que me lo ha vuelto a plantar en la cara.

Nos turnamos. Luz me folla, al rato la follo yo y así vamos cambiando. Ahora es el turno de Claudia. Pone una pierna a cada lado y me folla a horcajadas. Luz se mantiene un par de minutos al margen, tocándonos un poco y haciendo comentarios cachondones. Hasta que vuelve a plantar su coño en mi cara. En ese momento estoy algo empachado ya de tanto comer. Me centro en las evoluciones de Claudia sin desatender claro, soy un caballero, el clítoris de Luz. Me invade una oleada de placer que reclama un orgasmo. Pero me contengo, no quiero correrme todavía. Luz restriega su vagina entera por mi cara, me empapa totalmente. Lucho contra mi propio placer ya que no quiero irme todavía, pero en una de estas, lo aviso a ambas: me voy a correr. Ellas me azuzan un poco más y estallo.


Descansamos un poco y nos limpiamos. No sé qué tiempo ha pasado y si nos queda mucho o no. Disfruto de la compañía de ambas mientras charlamos un poco. Ciertamente tener a dos mujeres así junto a ti, una a cada lado, es un auténtico placer. Además nos echamos un par de risas. Muy majas ambas. Sigo nervioso y con ganas de más. Habría ampliado el tiempo para pasar otro rato más juntos, pero no puedo. Claudia me acompaña al baño y al verla desnuda con sus tacones, apoyada en el marco de la puerta, me sube el morbo. La provoco para que entre conmigo. Sonríe y declina la invitación. Quizá otro día podamos poner en práctica esa idea. Otro día también debería visitar a Luz, me quedaron algunas cosas pendientes.




No hay comentarios:

Publicar un comentario