martes, 26 de mayo de 2015

Esther, Dulce Caribe.

Fecha: Agosto 2013
Profesional independiente.
Contacto: 646127136
Ciudad: Almería. Aunque suele viajar por otras ciudades: Jaen, Granada, etc.
Zona: Zona gasolinera Avenida Mediterráneo.
Lugar de la cita: apartamento de la chica.
Tarifa: 100€/h. Tiene varios rangos de tarifas.
Nacionalidad: cubana.
Implicación: muy buena
Edad: Ni idea, ¿mitad de la veintena?
Carácter: suave, dulce y seductor. Es muy fácil congeniar con ella.
Descripción físico: mulatona de piel oscura, alta (sobre todo en tacones :D), piel muy suave, cintura estrecha, culazo y pechamen generosos, guapa de cara, bonita sonrisa. Dulce y sensual.
Higiene: buena
Besos: si
Francés: sin y hasta el final.
Tatuajes: no.
Griego: no.
¿Repetiría?: ya estoy tardando.

Nota: recupero esta entrada del antiguo blog. Este fue mi primer encuentro con Esther y los posteriores constataron mi primera y grata impresión.




Tras el infructuoso último intento de tener una experiencia satisfactoria con una chica mulata de amplias curvas, me fijé en un anuncio de Esther. La cual también utiliza o utilizaba, el nombre de Lucy. Se impone el ritual de la llamada, el desplazamiento, la re llamada y al final, me abre la puerta subida en sus zapatos de tacón, con un batín blanco y con una lencería que lucha por mantener bajo control sus curvas. Saludos y caminando por el pasillo ya me da una vibración excelente. Conversamos sentados sobre la cama y al minuto me entran unos deseos irrefrenables de  besarla. Me da la sensación de estar con una amiga o un ligue, todo de manera muy natural.

Recibe junto a más chicas en el piso y aunque su base de operaciones es Almería, suele ir a otras ciudades a hacer plazas. Tras la ducha y menesteres diversos volvemos a la habitación.

Todo discurre con calma y bajo la premisa del encuentro tipo novia. Besos junto a la cama, dulces y sabrosos, caricias, nos desvestimos, disfruto de sus apetitosos pechos y pasamos a cosas mayores. Buen francés, más bien suave y cumplió perfectamente la misión de excitarme sobre manera. Apenas un par de posiciones. Durante el misionero, una auténtica delicia sentir el cuerpo y sangre caliente de Esther, entrando cada vez más profundo y variando los ritmos. A cuatro, delicioso otra vez su cuerpo con ese culo grande, redondo y jugoso que tiene. Y como quién no quiere la cosa, según acabo termina el tiempo.

Nos arreglamos, amistosa charla y las ganas de quedarme otro rato, pero desisto al comprobar su cansancio, es tarde y el día ha sido largo para ambos. Una chica con la que ir explorando más cosas. Todo se andará.














No hay comentarios:

Publicar un comentario