jueves, 7 de mayo de 2015

Angie, elegancia desde Brasil.

Fecha: Abril 2014
Profesional independiente.
Contacto: 611236614.
Anuncios: Marbella, Zaragoza, Donostia
Album de fotos aqui.
Ciudad: Roquetas de Mar (Almería)
Lugar de la cita: apartamento. Limpio y ordenado.
Tarifa: 120H
Nacionalidad: brasileña.
Implicación: buena.
Edad: treinta y…
Carácter: seductor, tranquila y atenta, con buen humor, es fácil conversar con ella y coger confianza.
Descripción físico: tal cual las fotos. Más bien menudita, piel suave, creo que perdió un par de quilos desde la última vez que la visité.
Besos: si.
Francés: sin.
Tatuajes: uno minúsculo en la base de la columna.
Griego: no.


NOTA: entrada ya publicada en la anterior versión del blog.

La base de operaciones de Angie suele estar en Marbella, donde utiliza otro nombre y maneja otras tarifas, aunque entra dentro de las profesionales itinerantes. Por Roquetas de Mar ha aterrizado en un par de ocasiones durante unos pocos días, así que esperemos que vuelva a repetir su visita.

Como digo en la ficha Angie es seductora. Recibe con una preciosa lencería, tacones y una amplia sonrisa. Presentaciones, una breve charla y mientras nos sobeteamos y besamos, me desviste poco a poco. Es fácil sentirse cómodo en su compañía y pasamos a la sesión de higiene. Alguna pequeña broma más y me espera tendida en la cama desnuda. Los preliminares son suaves y dulces, con besos, miradas lascivas y casi sin darme cuenta ya está con un francés. Muy suave, húmero y deja ver cómo cae la saliva en mi miembro mientras juega él. Mientras sigue con el francés, se coloca de lado con las piernas abiertas, para que me deleite con la vista y aprovecho para jugar un poco con los labios de su vagina. Me propone follar, pero declino la oferta y mientras la ayudo a tumbarse boca arriba, juego con sus tetas (tiene un piercing muy pequeñito y sexy en uno de sus pezones) y aprovecho para recorrer su cuerpo hasta llegar a su coño. Un verdadero placer sentir como se moja y verla disfrutar.

A cuatro, estoy a punto de correrme al minuto uno. Las paredes empapadas de su vagina son un anfitrión muy placentero. Disminuyo el ritmo y procuramos acompasarnos. Ni rápido ni despacio, en el tempo justo para disfrutar sin prisas. Pasa el rato y las embestidas varían de intensidad y profundidad, acaricio su cuello y espalda y agarro su trasero. Hubiera seguido un buen rato más así, pero ya toca cambio. Sonriendo se tumba boca arriba y me ofrece su coño. Procuro no entusiasmarme y dosifico mi empuje, me gusta sentirla con mi polla y lo hago con fuerza pero sin agresividad. Oigo dos canciones en la radio y ahora propongo yo el cambio.

Angie tiene un estilo peculiar como amazona. No sé cómo explicarlo. Creo que el cansancio hizo mella en ella en este tercio y que actuaba con un poco de reserva. Las variaciones en la posición fueron bastantes, pero las que más agradecí fueron en las que yo le sujetaba a ella y tomaba un poco más de control de la situación. Tras un buen rato de esos cambios, la excitación va aumentando y mientras nos decimos alguna guarrería exploto en un orgasmo.

Descansamos un poco y charlamos, es un solete y me gusta su sentido del humor. El tiempo cumplió con holgura y he de marcharme. En resumen muy buena experiencia más cercana a una girlfiend experience, con solo un par de detalles a matizar. Uno: la banda sonora de la habitación (eso de oír el cutre concurso de la radio no mola). Dos: tarifa un pelín elevada para los servicios que ofrece y los tiempos que corren (pero nadie nos obliga a aceptarla, ¿no?).






No hay comentarios:

Publicar un comentario